viernes, 11 de marzo de 2016

Leon - Benavente, Kayak elegante

Siempre me había preguntado cuando el presentador de "El Tiempo" decía "Cierzo en el valle del Ebro, nieves en algunos puntos del Pirineo y lluvias en los montes de León". Algo habrá por allí si tanto llueve. Y efectivamente los piraguistas locales se han puesto las pilas y han estado investigando el fondo de los valles del Occidente. Para todos vosotros mi mas sincero agradecimiento por descubrirnos el rio Isoba y el salto del Ponga. Toda una maravilla.

Acabada la tarea en Galicia decidimos trasladarnos a León, animados por Aitor Goikoetxea que está de técnico de la federación en la ciudad felina. Nervioso se preguntaba si la información que le había caído sería del agrado del grupo que íbamos, y es que la banda que nos habíamos juntado no tenia desperdicio, desde el experimentado Josemari, el todoterreno Lander, el flecha Mikel, el histórico Juaniko, Nacho mil palabras, el jovencico Ekain y el que os habla junto con Aitor.

Comenzamos el descenso entre ramas e incidentes. El caudal era suficiente pero el comienzo tenia algún pasete raro. Poco a poco el rio iba tomando desnivel y la cosa mejoraba, pequeños saltos daban paso a rápidos limpios y pozas para descansar. El descenso nos llevo unas 4 horas, 8 piragüistas metidos en un creek con saltos... era difícil progresar...  mientras estos se tiran yo repito!! Te lo puedes imaginar.

Encontramos un momento muy dulce donde el gusanillo se empezó a mover en las tripas. Una rampa poco franqueable (con menos agua igual...) daba paso a un salto precioso y un escalón posterior. Lo guapo era que para hacer el salto teníamos que embarcar en una roca y saltar a la poza para colocarte bien y terminar saltando. El planchazo era lo que mas nos inquietaba pero Mikel nos enseño el camino a todos y el tema resulto precioso.

Seguimos el descenso por las llamadas tacitas salto tras salto y rampa tras rampa hasta que llegamos a la confluencia con el rio Porma. Allí nos felicitamos por un río increíble, profundo, con desnivel y continuo. Salimos por una campa hacia la carretera y Aitor nos dio la opción de caminar hasta un supuesto salto bonito. Alguno cansado ya, llevaba el kayak a regañadientes pero cuando vimos el salto todo el mundo volvió tomar energía.

El salto es perfecto, profundo, suficientemente alto como para practicar y suficientemente pequeño como para no hacerte daño. Nos pusimos entonces a mirar la linea. Al principio parecía que el centro era la única posibilidad, el salto es estrecho y los deflectores no parecían navegables. Probamos pues la línea, pero no conseguimos agarrar mucha agua. Uno tras otro nos quedábamos con la sensación de que podríamos hacerlo mejor, hasta que JoseMari se subió al deflector de la derecha y cambiando el casco metió un planazo muy guapo. Ya lo teníamos!! todos a repetir.

El sitio me parece uno de los mejores descensos de la Península Ibérica contando el Pirineo y Galicia/Portugal. Lo recomiendo a todos y ratifica esa sensación de que la propia península Ibérica es el mejor lugar de Europa para remar durante todo el año.

Por si alguien se anima he hecho una reseña del río en la web de River Guru, aunque sé que está en el libro de "Al sur del Pirineos de  los Pirineos" de Fernando Alonso. Ver guía

Salto de forfogones, situado en el rio afluente (Porma)

Lander gestionando el segundo. El paisaje de montaña muy diferente a los Pirineos.


Doble salto al comienzo del río.

Mikel Saltando después del :seal launch" seguridad por si acaso aunque el salto resulto muy sencillo.
Otro de los muchos pasos que encontramos.
Mikel boofeando entre las ramas.


Después del porteo un bonito salto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada